Mi libro de visitas

             

Firmar

 

 

 

 

CARROLL BAKER

 

 

 

 

 

 

 

Siempre existe en la mente un nombre, un titulo o una secuencia de cine que te arrastra rió abajo sin posibilidad de detener la brutal carrera que se genera en el cerebro, y ni los troncos situados a los lados del cauce detienen la trayectoria, porque tú ya has comenzado a adquirir una velocidad que ni el tiempo, ni los seres que te rodean aunque quisieran, pueden cambiar.... Eres un naufrago total a merced de las aguas y sonríes porque a veces nadie entiende la situación, salvo tu mismo y eso a veces también posee el rostro de una nada total. En mi vida ha habido muchos puntos en este sentido, a nivel humano y  artístico, por eso me dejo llevar con la alegría de quien va a conocer un mundo nuevo, una situación a explorar y siento el frió de las aguas, cegando por el sol y paralizado ante la proximidad del objetivo ansiosamente buscado. Así puedo describir mi hallazgo en relación con el cine en mis años de adolescente y así quiero que comience este link sobre una de las presencias mas interesantes del Séptimo Arte, como es la actriz CARROLL BAKER, quizá porque ella sin saberlo convirtió mi vida en oro y aumentó las ansias de búsqueda que me han acompañado siempre en la vida, cuando quiero saber, conocer o simplemente admirar la belleza de una de las almas que poblaron ese territorio de magia y fantasía que es el mundo de Hollywood.

 Leyendo a escritores que mas te impactan a veces penetras en sus líneas y te haces un sitio en cualquier rincón de los capítulos que componen sus historias, desde allí contemplas el desarrollo e imaginas y vuelves a imaginar, porque la lectura es pura imaginación y haces tuyo el argumento que el autor presenta ante tí y vuelas a velocidad de vértigo sobre las cabezas de los protagonistas, sufres y vives junto a ellos sus errores, miserias y alegrías, haciéndolos tuyos y si en este caso concreto la acción es historia pura, dentro del cine, con nombres de ficción, el resultado a mi me parece de una fascinación inexplicable, dejándome un campo enorme de investigación y trabajo a todos los niveles. Esta sensación la he sentido siempre que he leído las obras de Harold Robbins, por su aportación al sexo en los años en que todos creíamos que el sexo era tabú, y conocí un mundo que no creía existiera dentro de la industria, dando la mano a seres tan controvertidos como su Jonas Cord, o al vaquero Nevada Smith que vive de sus tiempos de gloria y a Rina Marlow que es un espejo tremendo donde yo me doy mis baños de agua tibia de glamour y fantasía. De esa forma y con estos tres personajes, descubrí que Jonas daba vida con ayuda de la pluma de Robbins a un Howard Hughes insaciable, ambicioso y cerebral, que Nevada podía ser cualquiera de los cawboys que poblaron Hollywood y dejo para el final a Rina Marlow, que hasta su apellido coincide con el personaje que Harold Robbins creó de forma impecable y fascinante: Jean Harlow. Lógicamente me estoy refiriendo a una de las obras mas vendidas en todo el mundo, un bestseller, a un trabajo arduo de investigación, con vivencias del propio Robbins y al que el Séptimo Arte al llevarla a la gran pantalla puso por título " The Carpetbaggers". En territorio español este emblemático film que se llamó "Los insaciables", vino bestialmente censurado, había escenas que no se correspondían unas con otras, y resultó ser un film de hora y media, cuando su metraje es de 245 minutos. Dejaban los personajes prácticamente desnudos, y algunos secundarios como la olvidada Martha Hyer resultaba solo un boceto de su interesantísimo personaje, tal y como lo escribe Robbins en su obra. Por supuesto no estoy hablando de un clásico de la literatura, ni siquiera una obra clásica menor, es simplemente un libro de entretenimiento, un claro bestseller, pero con los ingredientes que a mi me interesan sobremanera, como son: Jonas Cord- Howard Hughes y Rina Marlow-Jean Harlow, de la que todos sabemos fué amante de Hughes durante mucho tiempo y estrella indiscutible de sus películas. La lectura del libro hizo de mi un buscador insaciable de personajes, nombres míticos y épocas de oro viejo, transformándome levemente dentro de aquellos años 1963 al 1970..... Rebusqué datos en librerías antiguas del viejo Madrid, leí sobre Hughes y sobre Jean Harlow, tomé apuntes y juro que me hice una composición de lugar que terminó en cierto modo cuando ví el trailer de film que llegó a España.

Es curioso como Carroll Baker ha ido siempre cosido en cierto modo a Marilyn Monroe, ambas estudiaron en el Actor Studio y en el St. Petersburg, ambas eran tremendamente rubias, ambas eran ambiciosas y adoptaban para si un personaje que da mucho juego, la rubia platino que ambas admiraban: JEAN HARLOW. Marilyn tenía un gran interés en protagonizar Baby Doll en 1956 y Elia Kazan prefirió a Carroll para dar vida a la mujer-niña que como un leve baño de Lolita, se paseó por la pantalla con enorme profesionalidad, estando nominada a la mejor actriz por este papel. He dicho antes que resulta curioso la similitud entre ambas actrices, porque Marilyn tenía los derechos para hacer la vida de su gran ídolo JEAN HARLOW al cine y al año siguiente de su asesinato, en 1963 Carroll Baker adoptó para sí el papel de la rubia platino, haciendo para mi gusto, una recreación e interpretación nada despreciable, A la que siguió con "Silvia" y alguna que otra cinta donde sus atributos físicos e interpretativos eran como un refundido de Harlow-Marilyn y ella misma.

A propósito del estreno de la obra de su amigo Tennesse Williams, Marlon Brando al terminar la proyección de BABY DOLL, dijo lo siguiente:

"No hay mas dolor como ver como le arrebatan a tu mejor amiga, un papel que estaba escrito para Marilyn desde el principio al final y ver otro rostro, no menos interesante dormir en la bella escena de la cuna, Carroll lo consiguió y espero que le den el oscar, pero las cosas no se hacen así. Desprecio las tácticas de Hollywood, también esto lo sabe Kazan".

La transformación que se ejerce sobre Carroll fué fulminante, pasó de ser una niña con la cara lavada a ser el prototipo de la rubia insaciable, glamurosa y peligrosa que la acompañó en muchos años, si olvidamos títulos tan importante como GIGANTE, LA CONQUISTA DEL OESTE, HORIZONTES DE GRANDEZA, EL GRAN COMBATE o LA HISTORIA MAS GRANDE JAMÁS CONTADA......donde la actriz demuestra su calidad de actriz, pero el objetivo de Carroll, además confesado por ella misma en muchas entrevistas, era ocupar el puesto vacante que había dejado Marilyn al ser asesinada aquel maldito día de Agosto de 1962, pero estaba claro; una cosa es querer y otra poder, y en aquellos días Carroll no asimilaba con facilidad que era imposible ser la sombra del mito mas grande que ha creado el cine. La lastima de todo esto es que una sólida actriz como ella, se dió cuenta de su error bastantes años mas tarde, no obstante aportó su gran personalidad en otros títulos, que fueron auténticos éxitos de taquilla. En el fondo lo triste de esta actriz es que su paso por el mundo del cine, fué como transitar por caminos de una decadencia inexplicable, después de vivir un tremendo éxito  .

Cuentan que cuando en el Actors Studio buscaban la protagonista de BABY DOLL, Kazan optaba por una actriz desconocida, pero nunca pensó en Carroll, barajó el nombre de Hope Lange y algún otro. Por aquellos días Marilyn en unión de Brando y James Dean asistía a las clases como oyente, se ponía en las últimas filas y no parpadeaba escuchando los consejos, las directrices del Actor y las palabras de Lee, que eran como un catecismo para ella. Todos los alumnos comentaban que el papel de Tennesee Williams estaba escrito para ella y daban por hecho que así sería,  tenia  unos registros que ella podía dominar como nadie, la inocencia,  picardía y la ambición. Carroll que ya estaba casada con el director y guionista Jack Garfiend, se moría por atrapar el papel e hizo lo indecible, según contó Brando, y muchas tardes al salir de la escuela, la actriz se subía al coche de Elia Kazan y pasaba la noche en su domicilio repasando el guión, detalle que Brando se sonreía al mencionarlo, pues según él, el guión reposaba en la mesa del despacho del director, mientras en otras estancias de la casa se daban los puntos y comas necesarios para convencer de la manera mas vieja que una mujer convence a un hombre para conseguir sus fines.

Al final BABY DOLL se comenzó a rodar con Carroll Baker como protagonista, y ese fué el punto de salida de una joven actriz, que con la cara totalmente lavada, sin un ápice de lo que mas tarde adornaría su esplendido físico, haría una interpretación prodigiosa, creíble, real y digna de tener en consideración. Por este papel fué nominada al oscar a la mejor actriz en el año 1956. Eli Wallach, que también pertenecía al Actors y mas tarde trabajaría con Marilyn en ese gran film que es "The Misfits",  hizo el siguiente comentario al salir del estreno:

"Carroll era la margarina para el personaje, podías moverla, olerla y saborearla a placer, porque todo en ella era natural como la vida misma, pero no dejé de recordar a mi amiga Marilyn y en algunas escenas veía el rostro de Norma frente al mío, en lugar del de Carroll. No obstante debo reconocer que está soberbia en el papel y se lo merecía. Tiene mucho porvenir".

Siempre que Carroll recuerda sus años dorados de triunfos, lo hace de una forma muy personal, los resume a tres películas:

"LOS INSACIABLES"

"HARLOW"

  "SILVIA"

 En estas tres cintas fué donde vertió toda su maquinaria de seducción, los recursos que había hecho suyos y que había estudiado al milímetro de la legendaria Jean Harlow y fué una actriz mas que convincente en LOS INSACIABLES, aportando a su Rina Marlow y en todas las secuencias en que interviene, la frescura, el glamour, y el misterio, obsequiando al espectador con unas raciones de sexo, fotogenia  y perversión envuelto en seda blanca, que ella misma al recordarlo años mas tarde, se extrañaba de su credibilidad. Durante el rodaje de LOS INSACIABLES tuvo mas que palabras con el divismo de un George Peppard que daba vida a Jonas Cord, un Howard Hughes tan claro y oscuro como el mismo Hughes, y salvo en las escenas tórridas que ambos interpretan, apenas se dirigieron la palabra durante el rodaje del film de Edward Dmytryk. George comentó en una ocasión en televisión:

"Es tan frágil que tocarla es como traspasar sin romper una tela de araña".

Cuando Gordon Douglas llevó a la pantalla el proyecto que se comenzó a tejer para el lucimiento de Marilyn Monroe sobre la vida de Jean Harlow, que era un arduo trabajo de investigación de Irving Shulman, donde se quería presentar un personaje real, objeto de culto al amor y sometida al hostigamiento de unos padres, como sucede en el guión de SILVIA, hubo comentarios y criticas desfavorables en contra de su protagonista, desarrollando comparaciones siempre odiosas. A pesar de todo, fué un éxito personal de Carroll y creó una Harlow mas que simple estrella, profundizando en la vida de la famosa rubia platino y dándole en las secuencias dramáticas del film, un toque de humanidad, cualidad que por cierto la autentica Harlow carecía. Personalmente creo que el film de Douglas es un producto digno de tener en cuenta y una de esas películas que siendo cine dentro del cine, te hace volar a esos lugares de ensoñación que todos los cinéfilos atesoramos, en mayor o menor medida y en donde se aumenta nuestra admiración hacia una actriz tremendamente fotogénica y con un atractivo poco común.

Recuerdo los números de la revista española Fotogramas de aquellos años, como un documento necesario de información y búsqueda sobre Carroll y esas tres películas: LOS INSACIABLES, SILVIA Y HARLOW, pero mas por el film de Edward Dmytryk y me lamenté profundamente cuando en España nos llegó con claros signos de haber sido acribillada, como menciono anteriormente,  por la férrea censura. Mi enfado fué enorme y aún recuerdo mi salida del cine Palacio de la Prensa de Madrid, maldiciendo a todo hijo de puta que había permitido estrenar aquella especie de trailer de un film nada desechable de mi admirada Carroll Baker peleándose por ser la protagonista, debido a los cortes practicados en la cinta. Tristemente se puede decir que en España, una vez mas, como ha sucedido con otras películas, nos llegó solo los títulos de crédito. Espero que ahora, en pleno siglo XXI se distribuya mundialmente en DVD, para así poder apreciar toda la brillantez e interés que manaba de LOS INSACIABLES y comprender mejor el carácter de un pionero del cine, de las desviaciones sexuales de un cowboy olvidado por Hollywood y saborear a esa Rina Marlow que nos traía a todos los jóvenes de la época revolucionados, siendo como una musa en nuestras largas noches y reina absoluta de aquellos solitarios esfuerzos por dejar de ser una imagen suculenta, y pasar así a ser una fiel compañera en nuestros paraísos solitarios de aquellas largas noches de verano. La recomiendo si alguno tiene la posibilidad de verla y la suerte de adquirirla. 

Hay un capitulo en la vida de Carroll del cual a ella no haba, lo tuvo prohibido en todos los medios de la prensa. Hasta la misma productora y su manager en los tiempos en que rodaba a las ordenes de John Ford "EL GRAN COMBATE", mandaron sendos telegramas a los principales rotativos y el tono empleado en ellos, según me han informado, era insultante y amenazador. Por este motivo la actriz tuvo que soportar durante muchos años una censura aplastante hacia su trabajo y fué silenciada. De todos es sabido la influencia de la mafia en muchos organismos, tanto artísticos, como políticos, el poder que ostentaba es y sigue siendo inmenso y no podía escaparse, sobre todos en aquellos años dorados del cine, nombres de actores, actrices, directores y sobre todo productores. Hasta el mismo Brando durante el rodaje de EL PADRINO sufrió presiones de las que le costó años olvidar. Carroll Baker fué una de las muchas amantes que tuvo la desgracia de conocer muy de cerca la influencia de Frank Sinatra, de soportar sus famosas borracheras, sus desviaciones en el terrero del sexo, sus extorsiones, su irrealidad mas absoluta cuando cada seis horas tenía que inyectarse cocaína, droga que la actriz fué obligada a consumir durante el tiempo que fué amante del mafioso Sinatra y de la que le costó sangre, sudor y lagrimas apartar de su vida, consiguiéndolo en una clínica en Suiza, antes de abandonar Los Angeles e instalarse definitivamente en Italia. Ese fué el motivo exacto y no otro, de que esta desaprovechada actriz cayera hacia ese pozo del olvido en que se dejan apartados muchos nombres importantes, aceptando para sobrevivir títulos nefastos que la mantenía con una cierta imagen,  ya rota en parte. Carroll durante su segunda carrera en el cine, que la desarrolló principalmente en Europa, concretamente en Italia, rodó films que no estaban a su altura de estrella de Hollywood y tuvo que adaptar su fama, sus costumbres, su familia y su vida, a los vaivenes de la mediocre calidad de los films que interpretó. Nada tenía que ver con aquella muchacha ambiciosa, alumna del Actors Studio, ni con la protagonista de BABY DOLL, y mucho menos como mujer ilusionada que era cuando compartía clase al lado de nombres como James Dean, Marlon Brando, Monty Clyft o competía con Marilyn Monroe en hacer cualquier personaje trascendental e impresionar a sus doctos profesores con un académico levantamiento de ceja o encandilar al escritor de fama, cuya obra iba camino de convertirse en pasto de pantalla. Ahora luchaba con uñas y dientes por sobrevivir, por seguir siendo Carroll Baker, pero una Carroll  totalmente diferente a la insinuante rubia platino que causó furor en los años sesenta, e intentando olvidar la huella profunda que el hombre de ojos azules dejó en su vida, disimulando las cicatrices que el tiempo, la maldad y la injusticia de la Meca del Cine sembraba sobre algunas bellezas impresionantes como ella, que sufrieron el escarnio de la mafia, cuando aparecían con sus largos y ceñidos trajes de satén blanco, haciendo levantar la libido de millones de hombres del mundo entero. Ahora solo subsistía en una Europa inclinada a la Nouvelle Vogue y en donde mujeres de su estilo no tenían hueco, salvo que un ojo avizor como Federico Fellini se fijase en ella, y eso fué lógicamente un sueño totalmente irrealizable, cuando las cuerdas que la sostenían estaban desgraciadamente rotas.

Carrrol Baker para desgracia de todos los que admiramos la plasticidad, la fotogenia, la belleza, el glamour de una actriz en la pantalla, había terminado en el saco roto donde se buscan solo de vez en cuando nombres que significaron algo en la profesión como fué su caso. El espacio que existe en la carreta de esta actriz, desde su nada despreciable EL GRAN COMBATE, o la maravillosa LA HISTORIA MAS GRANDE JAMÁS CONTADA, hasta su colaboración en Star 80, está totalmente justificado y su aclaración nos remite al poder brutal de ciertos nombres como Sinatra, donde un nó significa el derrumbe total y en donde la trayectoria de cubre de sombras mas que de luces.

Pobre niña BABY DOLL, triste final, similar al de los personajes que la encumbraron, como fueron HARLOW y una SILVIA que Gordon Douglas, otro de sus mecenas, quiso resucitar para caer en picado, aceptando culquier mano que la sacara del poco de muñeca rota. A pesar de sus triste historia, de su tremenda desgracia personal y sobre todo profesional, el nombre de Carroll Baker siempre irá unido a las diosas del celuloide y su tamaño nunca tendrá fin, porque la belleza que irradiaba de cada una de sus caracterizaciones son dignas del mejor museo del mundo del cine.

Solo, desde mi lugar  en donde vagan las musas constantes, y bailan el aleteo del amor condesas precisamente no descalzas, bajo la magia de mi CINEPARAISO, quiero que el mundo sepa que existió una bellísima actriz llamada Carroll Baker que nació el 28 de Mayo de 1931 en un lugar llamado Johnstown en Pennsylvania y que fué tan hermosa o mas que la propia Jean Harlow, que poseía todas las armas capaces de hacer frente a cualquier desaprensivo que pretendiese desfigurar tan bella imagen, pero no pensó en que a veces el brillo de unos ajos azules cargados de fingido amor, podría terminar de golpe una de las carreras mas prometedoras de las que puedo recordar. 

No temas mi soñada Rina Marlow, tus apariciones bajo la influencia del glamour que desprende la caída de una seda blanca, para todos los que amamos el cine tiene mas fuerza, calidad y esplendor que la mano siniestra que meció tu cuna.