VISITAS

 

 

 

 

 

 

 

 

L U C H I N O  V I S C O N T I

"El maestro y el hombre"

 

 

 

 

 

 

"Dicen que el amor y la mente tienen caminos que ni el sentimiento, ni el cerebro entienden, tal vez por eso el amor mueve la mente humana y ambas se dejan llevar por placeres profundos, sumergiéndonos en una fuente inagotable de sensaciones, a las cuales nunca debemos cerrar la puerta."

VISCONTI

 

 

Esta frase me ayuda de sobremanera a comenzar este ansiado, esperado y siempre codiciado trabajo sobre uno de los directores mas grandes de la historia y un hombre de un carisma especial hacia todo lo que desprende belleza y arte. Voy a escribir naturalmente del director italiano con profundo respeto y  admiración, a través de su interesante personalidad como ser humano.

En una entrevista que concedió en Roma, he seleccionado dos frases que definen de forma amplia toda la creatividad y trayectoria de Visconti, su profesionalidad, sus formas.....Las creo de interés:

 

 

“Podría hacer un film frente a una pared, si supiese encontrar los datos de la verdadera humanidad de los hombres situados ante el desnudo elemento escenográfico: encontrarlos y contarlos”.



"Decir algo personal no es fácil. Hay que meditar sobre lo que se dice y trabajar mucho."
 

 

 

Es tremendo, sinceramente no se buscar los adjetivos apropiados para definir el enorme talento de este genio, en mis otros trabajos sobre: EL GATOPARDO, MUERTE EN VENECIA Y LUIS II BAVIERA, el sentido y la prosa que empleaba se deslizaban solos sobre la pantalla de mi ordenador, como araña tejiendo su tela, lenta y paciente, al tiempo que empleaba hilos de variado color. Fué muy fácil para mí como amante del cine, y buscador de la belleza, narrar estas tres obras maestras, pero algo diferente me sucede al hablar del hombre que está detrás de ese objetivo mágico. Difícil, no por no saber emplear las palabras apropiadas, sino difícil porque el hombre, junto con el nombre de LUCHINO VISCONTI, es una de las personalidades mas complicadas de cuantas me he insertado dentro de mi website.

 Tenia pendiente desde hace años realizar este trabajo, y ahora, cuando recibo el respaldo de muchos, la ayuda, la colaboración y el aliento de seres maravillosos que están rodeando mi vida en estos momentos, me he decidido a romper el espejo de parte a parte, abrir la emblemática obra de Oscar Wilde, e ir dando pinceladas sobre este fondo azul, al Dorian Gray que todos llevamos dentro, y que estoy resumiendo sobre el tapiz de mi computador poniendo como fondo el nombre de Luchino Visconti, pero ante todo, el color desvaído, de lo que erróneamente una sociedad clasista denomina...."hombre". 

Como algunos grandes artistas,  Luchino Visconti  hizo casi un culto de la contradicción, lo que se tradujo en un estilo absolutamente personal. Theodor Adorno sostiene que los músicos clásicos resolvían las contradicciones en una síntesis acabada pero que los contemporáneos revolucionarios como Arnold Schoenberg, lejos de buscar equilibrios proponían interrogantes para que el arte no fuese una mera repetición del mundo, sino una crítica. Algo muy loable, pero irreal, y por eso me viene a la mente sus significados, dándome de bruces con la vida de mi amado Visconti, encontrándome con su primera contradicción: su origen noble, descendiente de una de las familias más ilustres de Italia, y aquí la interrogante en su vida: su formación marxista. Son puntos claros de los caminos que Luchino iba trazando, sus senderos serpenteados con enormes clavos, afiladas espinas de un rosal que estalla sobre sus huesudas manos, a la vez que sus ojos se dejan deslumbrar.

EL GATOPARDO, basada en la novela de Giuseppe de Lampedusa, fue un gran retrato social sobre nobleza, burguesía y las formas de adaptación de los grupos de personas a las transformaciones sociales, pero aquí también, además del notable tratamiento artístico viscontiano, encontramos aún la preocupación por la belleza, por el hombre, por una pasión enfermiza hacia lo perfecto, la música y sobre todo la magistral partitura de óperas íntimas con que retrata los personajes masculinos de todas sus obras.....Muerte en Venecia es un claro ejemplo de la búsqueda de la verdad a través de la belleza, y todo el personaje de Bogarde es un resumen de ese interior que palpitaba dentro del maestro y que nos hizo levantarnos de los asientos al final del film con la sensación de culpabilidad por no haber sabido indicar el camino de la felicidad.......

Dicen que los genios carecen de genialidad porque son resumen de imperfecciones, yo creo que Luchino Visconti, no era perfeccionista, era un compositor que al igual que Gustav Von Aschenbach ( Dirk Bogarde), siempre estuvo esperando ese efebo  que le señalase con el dedo índice su definitiva partitura..... Es triste, pero en la vida de los buscadores de belleza, hasta que llega ese momento, la morbosidad hace acto de presencia y nos precipita........No quiero anticiparme al interior homosexual del maestro con sonatas de estío, quiero adentrarme en el corazón del hombre simplemente con naturalidad, como él hubiera escrito este texto, al tiempo que levantaba sus brazos para dirigir la mas bella sinfonía: con amor-odio y sentido de la belleza......... Pero no soy sordo a los tambores de su persona y comprendo su ritmo desenfrenado, es mas, lo creo necesario para su imperfecta genialidad y voy a relatar ese duro camino de conocimientos, de amores, de luchas, de búsquedas, de encuentros también...... contemplando como cae sobre su pecho, la lluvia dorada de sus anónimos efebos, mientras derraman sobre él bellas melodías.

Visconti era un enamorado del amor, fué un adelantado de su tiempo, fué el realizador con mas sentido de la estética de cuantos yo he podido conocer, y me siento muy orgulloso, no solo de haberle tenido como maestro en mi carrera de cinéfilo, sino porque comprendo su sufrimiento como hombre, al no verse respaldado por esa sociedad clasista a la que tanto odiada.

 "LUÍS II DE BAVIERA"

 !Espléndido film! 

Fué un director dentro del neorrealismo italiano, al igual que Fellini y otro muchos.

¿Que significa el neorrealismo italiano?

" El Neorrealismo fue un movimiento que surgió en Italia al término de la Segunda Guerra Mundial. Se considera precursor del mismo a Visconti, De Sica, Zavattini, y muchos otros, los cuales ya en 1943 habían realizado películas de estilo totalmente neorrealista, pero la escuela no apareció en toda su plenitud hasta la caída del Fascismo. Tras veinte años de rígida censura, de cultura dirigida, de filmes mediocres: los intelectuales y cineastas italianos, que durante el fascismo se habían esforzado en trabajar por la creación de una nueva Italia, ya en la resistencia, infiltrados en los propios organismos del régimen, como el “Centro experiméntale di cinematografía”, se encontraron con una Italia destrozada por la guerra. Se planteó entonces la necesidad de una vuelta al realismo-neorrealismo, necesidad a la que no fue ajena la falta de material técnico y de estudios, así como los deseos de liberación de unos hombres de distintas ideologías que al fin, iban a tener la oportunidad de hacer su cine. El neorrealismo así nacido carecía, tanto de estética como de política, de una ideología concreta. Las constantes del movimiento eran la sencillez temática, casi documental, con actores no profesionales; el rodaje en la calle o en escenarios naturales; la improvisación......y ante todo.... !reflejo de una realidad!-"

 BOCCACCIO 70

!INCREÍBLE!

 

 Luchino Visconti, hombre de izquierdas, de ideas totalmente marxistas, creó un estilo, una forma de dirigir a sus actores, una forma magistral de componer una situación dramática, pero siempre con una total obsesión por destripar la sociedad decadente y su régimen.....(Recomiendo el film  " The Damned" ), es un claro ejemplo de lo que estoy diciendo, es un crisol tremendo, fascinante, y con escenas clave donde mis palabras se abren, como por ejemplo el plano brutal de Ingrid Thulin y mi siempre admirado Bogarde sobre el sofá, muertos, envenenados, mientras el nazismo les cubre con su sombra ante sus figuras inertes, por un bestial Helmut Berger con mano levantada......

Todo en este film es impresionante.....!fascinante!.

 

LA CAÍDA DE LOS DIOSES

 

No puedo dejar de hablar del hombre como artesano del cine, es imposible dejar a un lado una labor merecedora de ser manjar de dioses, pero tal vez deba hacerlo en este articulo mío, aunque levemente, porque detrás del profesional, apartando al maestro de maestros, está el hombre, el buscador de placer, el profanador de cuerpos masculinos, el enamorado del amor y ante todo, un enamorado del mismo amor.

No voy a enjuiciar su sexualidad, nada mas lejos de mi intención, al contrario, tengo amigos homosexuales de ambos sexos, y podéis creerme que son personas autenticas, fieles y grandes seres humanos....Lo que se hace debajo de unas sábanas, siempre dije que es cosa de cada uno.....Solo quiero resaltar hasta que punto Visconti vivió atrapado por la tela de araña que le cubría su tendencia, y de la que en sus últimos años salió... triunfal. Tuvo muchos amantes, mi colaborador me dijo en una ocasión que a veces eran muchachos diferentes los que le esperaban a la salida de los Estudios, nunca pudo ver fealdad en ninguno, todos se regían por cánones similares de perfección insultante. Pero eran como su droga, su alimento, su bebida y adoraba la lluvia dorada de aquellos jóvenes.. 

En los tiempos en que la actriz Romy Schneider fué pareja de Alain Delon, el director tuvo mucho que ver en la ruptura de los jóvenes amantes, pues Alain fué su pupilo durante años.

 Después de romper con la actriz, Delon vivió con el Director, ambos trabajaron en aquella época en el film EL GATOPARDO, y junto con Burt Lancaster, los tres hacían viajes sexuales a la Isla de Jamaica, donde practicaban una costumbre muy corriente allí.

 

Para mi existe un Visconti cuando está totalmente enamorado, y otro cuando lo único que le preocupa es plasmar un estilo social y una determinada política. Buen ejemplo de ello es el film LUIS II DE BAVIERA, que en otro apartado de mi website ya realicé un extenso trabajo, o el que hice sobre MUERTE EN VENECIA, no creo que exista un testamento mas claro sobre los sentimientos de un hombre que el reflejado en estas dos obras. 

Otro de los amantes que el director tuvo durante muchos años, después de Alain Delon, Franco Zeffirelli y con furtivos encuentros con Dirk Bogarde, mientras éste último seguía con Tony Forwood......fué el actor Helmut Berger.....Fueron muchos años los que ambos convivieron juntos, y en muchas ocasiones el maestro sacó como nadie del actor, ese gran profesional que llevaba dentro...

LA CAÍDA DE LOS DIOSES

 LUÍS II DE BAVIERA

GRUPO DE FAMILIA EN INTERIOR

Nunca he visto en Berger una credibilidad tan acentuada como cuando estaba bajo las manos del director, jamás en todo lo ancho de su extraña carrera su rostro traspasó la pantalla de la forma en que lo hace en los films del maestro, basta cualquier secuencia....

Su LUDWIG II,  es pieza de culto.....

O simplemente la imitación que hace de Marlene Dietrich, en LA CAÍDA DE LOS DIOSES...

 

A partir de su montaje para la ópera "La Traviata" de Giuseppe Verdi, en La Scala de Milán en 1955, que tuvo un enorme éxito de crítica y de público, y que protagonizó Maria Callas, comenzó a sentir por ella una devoción que rayaba la locura. A veces y cuando sentía la necesidad de concentrarse en la preparación de uno de sus films, personas cercanas a su entorno han dicho que Visconti escuchaba una y otra vez el area de la opera MADAME BUTTERFLY, de Giacomo Puccini, pero siempre con la voz de la diva griega. También, pero esto no está totalmente contrastado, en su villa de Roma, tanto Maria Callas, Franco Zeffirelli y el director pasaron muchos fines de semana.....  eran los tiempos en que ambos directores compartieron mas que su afición a dirigir películas, los dos eran reyes de la mas absoluta estética y de un perfeccionismo insultantemente, no era extraño que tuviesen a Maria Callas como icono de unión.......

Un autentico cóctel explosivo de arte y belleza. 

Luchino Visconti, el aristócrata comunista,  el espíritu operático, amó la belleza masculina con desolada devoción, poniendo gruesas cuentas bancarias al servicio de Alain Delon y Helmut Berger. Este último en una entrevista que realizó a un periódico francés dijo lo siguiente:

 

-"Me veía con ojos mojados, me adoraba como el que idolatra cualquier ciudad de Europa, lo suyo era amor total. Visconti fue mi guía, mi padre, mi amante........ Me envolvía en algodón, me protegía de los embates de la vida. Era cálido, generoso..... y sufría mucho por mi.... Ahora me encuentro perdido.."-

 

Llevo trabajando en este homenaje muchos meses, llevo recabando información en muchos folios, algunos los he suprimido porque no me parecían honestos, pero después de mucho leer, investigar y profundizar en este camaleónico hombre, lo tengo claro, todo va tomando cuerpo y color, entiendo su genial personalidad, le admiro y admito sus egocéntricos placeres, y me rindo ante los sentimientos del hombre, como por ejemplo lo que pudo vivir al lado de Helmut, por lo que se deja el propio actor a la luz en el párrafo anterior. Estamos sin duda ante un amante y un perfeccionista de la perfección, pero lo que mas me conmueve es estar escribiendo sobre el "hombre", ese ser nebuloso que todos llevamos dentro, ese alma que sangra ante la felicidad, ante su verdad y me siento como pudo haberse sentido él aquel día de 1972, cuando murió, escuchando la segunda sinfonía de Brahms toda la mañana.......rodeado de gardenias, como había pedido.

Su vida fué un melodrama, casi una ópera, por sus temas, desarrollos y truculencias, pero con todo está siempre la mirada distanciada del gran maestro en sus historias de amores perdidos. También como se puede comprobar, ha sido un gran intérprete de obras literarias a las cuales siempre aportó su lectura propia, pero que también insistió en una máxima fundamental: El cine aparte de imagen es narración, y además de narración es exploración de la subjetividad, de las cosas imposibles, los sentimientos inexplicables y del modo de ser muchas veces extraño e imprevisible del hombre......Sería mentir si no dijese que me veo reflejado en su crisol de mil colores, sería un cínico si no gritara que la genialidad y el arte sucumben por caminos que ni el amor ni la razón entienden, éste es el motivo de sentir ese orgasmo que me recorre, el ver como la lluvia dorada cálida y relajante me transforma la mente, dejándome a merced del sentido o en alas de ese amor que me hace sentir el mas autentico del planeta.


Murió a los 70 años, lleno de proyectos, pues aspiraba a realizar una versión de La montaña mágica de Thomas Mann, volver, a retomar a Marcel Proust y a Greta Garbo para su personal versión de " En busca del tiempo perdido"..... ¿Puede imaginarse gozo mayor?...

!Visconti......Marcel Proust....y:

 GRETA GARBO!.....

Su vida del director estuvo siempre marcada por la contradicción. De fascista a marxista, de mujeriego a homosexual, de neorrealista a romántico. Estos vaivenes, pasiones y odios se reflejaron a lo largo de su filmografía hasta el punto de que su propia carrera es su mejor biografía...... porque todas esas contradicciones personales, me hace pensar que no pueda existir un director de cine que haya hecho un aprovechamiento tan valioso de sus conocimientos de todas las artes y poder plasmarlo en su obra...... Creo después de todo que quizás su grandeza se debe principalmente al hecho de haber sido fiel a todos los aspectos de sí mismo y de su vida.

Recuerdo nuevamente mi frase del comienzo...

 Vuelve a estar presente...

"Dicen que el amor y la mente tienen caminos que ni el sentimiento, ni el cerebro entienden, tal vez por eso el amor mueve la mente humana y ambas se dejan llevar por placeres profundos, sumergiéndonos en una fuente inagotable de sensaciones, a las cuales nunca debemos cerrar la puerta."

Luchino era un latente homosexual, pero tal vez dentro de su tendencia, existía una bisexualidad que ni el mismo intuía, tal vez en la perfección del gozo de ambos sexos estaba la respuesta a tantas preguntas que el maestro se hizo a lo largo de su vida, de ahí sus esporádicas relaciones con Maria Callas y después de finalizar Luis II de Baviera con la misma Romy Schneider en el domicilio de la actriz en Paris, para luego dejarse bañar por la lluvia dorada de su amante, el hombre que mas amó:...... ! Helmut Berger !.......

 Nadie puede preguntar cual es el estado perfecto del gozo de la carne, nadie tiene la respuesta mágica, solo existe su sabor y el destino ocre a donde van a parar todos nuestros deseos, dejemos de poner nombre a las cosas y aspiremos su aire.

 Se celebró un funeral católico, mientras en la plaza de la iglesia ondeaban banderas rojas, eso le hubiese gustado y creo que aún debe sentirlo vivo esté donde esté, pues con él se nos fué un mago de la imagen y la narrativa, un artesano y un hombre que encarnó su propia vida como nadie. Hoy le recordamos con agradecimiento porque su obra y su cine nos devuelven la conciencia del drama humano, aunque sea en tonos azules......

 ¡Lástima que los enemigos de la Iglesia ya no sean como Visconti, Pasolini o Fellini,  cuya equivocación tal vez fué amar al hombre.... pero sin Cristo!...

 

 

"Dicen que el amor y la mente tienen caminos que ni el sentimiento, ni el cerebro entienden, tal vez por eso el amor mueve la mente humana y ambas se dejan llevar por placeres profundos, sumergiéndonos en una fuente inagotable de sensaciones, a las cuales nunca debemos cerrar la puerta."

"La búsqueda del hombre es la noria que hace girar sus pensamientos, sus actos y su encuentro con la belleza. Si dejamos de revolver en las paginas de la vida, apartando el olor del paso del tiempo, ese encuentro nunca se realizará y seguiremos siendo la nada vestida de negro. El esfuerzo, la constancia y la seguridad en uno mismo son la antesala del espectáculo que produce la belleza y ante su poder de seducción, la noria nunca dejará de girar."

 

 

 

 

Luchino Visconti es el eterno buscador, sus obras, el resultado de encuentros, sus pensamientos, ejes dorados que, al sumergirse en la humedad, nos trae el resultado de un hombre que en su búsqueda ha ido dejando tras de sí retazos apenas completos de la muestra cinematográfica mas personal y neorrealista de todo un panorama digno de estudio. La obra de Visconti es un enorme diamante de mil destellos, cuyo valor es y será incalculable para todos los que buscados en el cine ese momento de gloria, o ese instante para el recuerdo eterno, en cuyas aguas nos bañamos desnudos de pensamientos y ávidos de sensaciones. El maestro italiano es digno de formar parte del engranaje mágico de que está compuesto el cine y para mí es un orgullo sentirme discípulo del hombre que mejor supo manejar la composición de la imagen, la belleza y la música para deleite de todos los que formamos parte de los buscadores infatigables del mejor cine jamás creado.

LUCHINO Visconti fue más que un cineasta, fue un poeta a la captura de imágenes compactas, de movimientos sutiles, en él se resume la máxima expresión de la decadencia, sus filmes son simbólicos y letales; Visconti exuda pasiones intactas, pasiones prohibidas, en sus películas la moral y el vicio son dos caras de una misma moneda, es el hondo reflejo de pérdidas eternas que inmortaliza con su cámara, una travesía por mundos abismales que sin embargo atraen irremediablemente. Debo confesar que no voy a ser objetivo con el aristócrata milanés porque forma parte de mi vida y ha sido uno de los causantes directos de lo que puede quedar en mi de refinamiento existencial. Recuerdo cada estreno suyo como un acontecimiento en mi filmografía vital, la ciudad, el día y el año en que me enfrenté a cada una de sus películas. Jamás se borrarán de mi mente la gama de sensaciones que me trasmitió 'El gatopardo', con Burt Lancaster encarnando al todavía apuesto príncipe de Salina, la aparición del majestuoso Alain Delon apoyado en la chimenea con un sudoroso uniforme garibaldino o las evoluciones de una mágica e inolvidable Claudia Cardinale con la crinolina blanca en el salón principal, siendo eje del baile más largo jamás filmado. Luego vino como una lanza, destrozando todo a su paso, rompiendo los moldes establecidos y partiendo en dos a una hipócrita censura, idealizando la muerte y dando protagonismo a los mas escondidos sentimientos humanos, su film 'La caída de los dioses, donde dos de sus amantes en la vida real: Helmut Berger y Dick Bogarde, junto con Ingrid Thulin y Charlotte Rampling, se ven arrastrados por la corrupción del nazismo. Berger es un pederasta que sueña con ser Marlene Dietrich, Bogarde encarna a un cínico que debe suicidarse porque se traiciona así mismo y la Rampling espejea también en esta partitura también organizada, que es como una pálida sinfonía que nos hace conocer el drama de la familia Krupp y sus implicaciones con el poder de Hitler. Aquí y en estos dos films es donde Visconti refleja como nadie las perdidas humanas, las inmortaliza con la belleza increíble de su ojo de pez y nos empuja brutalmente a su mundo ambiguo, atrayente y fascinante, para no salir nunca de él. Visconti es una de las tres cabezas del neorrealismo italiano con mayúsculas y su influencia sobre una época del cine mundial, junto con los conocimientos que íbamos adquiriendo aferrados a su mano maestra, son eslabones a los que ya no podemos, ni debemos desprendernos, porque en todas y cada una de sus secuencias late con furia el autentico cine.

 

Dentro del concepto neorrealismo italiano, la figura de Luchino Visconti sobresale triunfante, asomándose con cautela al ventanal, para contemplar la vida diaria de cualquier ciudad de su amada Italia, sacando expresiones, sensaciones y comportamientos de seres que luego el maestro adapta fantasmales en sus films. Dicen que siempre que clavaba sus ojos en una persona anónima, absorbía el interior como pieza para sus personajes, analizando reacciones, plasmándolos en lienzos neorrealistas, en una vía mas conservadora que Fellini y menos dramática que Rossellini. Visconti es el aristócrata del encuadre perfecto, el corrosivo analizador de hombres freudianos, en donde sus dedos ambiguos sacan mayor provecho, atándoles en el látigo de las pasiones mas escondidas, sin caer ni una sola vez en el morbo, pero masturbándoles lentamente y dejando el orgasmo para sus planos magistrales o sus barrocas puestas de escena, como culminación a la comunión de sentimientos, ideas y deseos que compartía siempre con ellos. Visconti era la misma Isabel de Austria, cuando se confiesa a su primo Luis II de Baviera y lo hace con autenticidad, porque él en esos momentos vive los sentimientos de la Emperatriz y obra como deseo mas ardiente hacia la figura de un Luis enloquecido por la belleza y el sexo. Visconti se funde en la mayoría de sus personajes y no es difícil verle entre ellos, formando parte de ese gran guiñol que es su cine. La sombra del director difumina la realidad y asistimos perplejos, por ejemplo, al regalo visual de ver caer un encaje al suelo, para asistir a la belleza de la fusión entre el blanco inmaculado con un suelo de mármol intensamente negro. !Eh, ahí! el juego de contrastes que el director italiano siempre utiliza y en donde radica su infatigable búsqueda de la belleza.

Mientras realizaba Muerte en Venecia, tenía en mente un proyecto aún más ambicioso, la adaptación de "En busca del tiempo perdido" de Marcel Proust. Al igual que Thomas Mann, Proust era el ejemplo de escritor "decadente", motivo por el que Visconti encontraba una especial sintonía con él, y sobre todas las cosas "En busca del tiempo perdido", obra considerada entre los grandes monumentos literarios del siglo XX. La película tenía ya escrito el guión, se había hecho el trabajo de localización de exteriores, se habían preparado decorados y vestuario, y se había seleccionado el reparto: Alain Delon sería Marcel, se contaba con la vuelta de Greta Garbo en una colaboración insólita, Silvana Mangano como la duquesa de Guermantes, Helmut Berger sería Morel, para el barón Charlus, se barajaban los nombres de Marlon Brando y Laurence Olivier, para Madame Verdurin los de Delphine Seyrig o Anne Girardot, y se dijo que Charlotte Rampling podría ser Albertine y Brigitte Bardot encarnaría a Odette. La productora era Nicole Stéphane, quien había comprado los derechos de la novela pensando que la dirigiese René Clement, pero comprendieron que sólo Visconti podía llevar a Proust a la pantalla.

El rodaje debía comenzar en el verano de 1971, coincidiendo con el centenario del nacimiento de Proust, pero se retrasó por problemas de financiación, inevitables en una producción de tal envergadura. Visconti se impacienta, se pone nervioso y odia estar inactivo, pensando que además tiene otro proyecto, una película sobre el rey Luis II de Baviera. Finalmente, y ante el incomprensible retraso, se decide por este último, comenzando el rodaje en enero de 1972. Nicole Stéphane intentó traspasar el encargo a Joseph Losey, quien tampoco se atrevió a rodar........ Y así fueron pasando los años, hasta que en 1984  se produciría por fin la película, dirigida por Volker Schloendorff, y con un reparto que incluía a Jeremy Irons, Ornella Muti, Alain Delon, Fanny Ardant y Marie-Christine Barrault. Su título "Un amor de Swann", pero solo se adaptó la primera de las 7 novelas del ciclo, mientras que Luchino Visconti había pensado en hacer sólo la cuarta, Sodoma y Gomorra. La comparación entre esta película y lo que pudo haber sido el bello texto de Proust en manos del maestro italiano, dejó a toda la critica mundial y al espectador en general, con cierto sabor a decepción, pero volando libremente la imaginación y haciendo nuestros los seres que bailaron bajo la pluma de Proust, pero con música del director italiano. Personalmente pienso que hubiera sido todo un regalo para el espectador y un eslabón de oro para la industria del cine.

 

Sé que no podré pasar por alto la vida privada del director, aunque en ese punto el cine nada tiene que ver, pero si, y mucho los condicionamientos en los que se basaba Visconti cuando emprendía una labor, buscaba un lugar para cierta secuencia, o llenaba de ropa unos armarios que, luego cuando rodaba ni siquiera se abrían. Son en enlaces que van a parar directamente al centro de una imaginación prodigiosa, mas propia de un hombre triste e infatigable buscador del amor, que de un ser privilegiado para dirigir. Dentro del hombre, su inclinación homosexual está siempre a la vista y casualmente por ello, es imprescindible pararse en este punto y ahondar en uno de los aspectos de su vida. Luchino Visconti tuvo varios amantes, algunos son nombres conocidos de la industria del cine, otros, simplemente amigos de sus años en Paris, cuando era el ayudante de Jean Renoir. De todos ellos hay dos nombres que figuran en su historia personal de forma constante, firme y muy duradera, son el director Franco Zeffirelli y Helmut Berger. Es fácil imaginar los motivos que le indujeron a tener a Zeffirelli como amante, pues ambos compartían un gusto exquisito por la belleza y sus vidas poseen paralelismos enormes, siendo sus trabajos para el cine y la opera, donde mas se acentúa esa igualdad, aunque sus estilos puedan parecer distantes, que lo son, en el origen en que se basaban sus trabajos la coincidencia entre ambos es absoluta. Con Berger vivió doce años de una intensa relación y de todos es sabido y en mi artículos anterior "Luchino Visconti Primera Parte", ya lo expuse, la desaparición de Visconti a su muerte supuso el declive profesional del actor a todos los niveles, sintiéndose siempre la "viuda" del director italiano y un hombre sin rumbo en la vida, aferrandose a las drogas y el alcohol. No es difícil de imaginar los sentimientos de estos tres hombres, tampoco es extraño compartir con ellos un amor que poseía la solidez de una escultura de Miguel Angel y comprender la grandeza de los sentimientos que les pudieron envolver en los años en que el amor reinaba en sus existencias. No hay declaraciones de Visconti con respecto a su homosexualidad de una forma abierta y pocas en relación a sus parejas, pero creo conveniente hacerme eco de lo que las otras partes pudieron y aún pueden decir.

El director Franco Zeffirelli, ha desvelado hace poco en el diario Corriere della Sera, que vivió un gran amor con Visconti, entre otras confidencias, y la enorme complicidad que ambos sostuvieron en los años que duró su relación, compartiendo a veces al mismo hombre, como fué el caso de Alain Delon. El cineasta también cuenta en su Autobiografía, que Aristóteles Onassis se le insinuó para poder romper así su amistad con la inolvidable Maria Callas, única mujer de la que Zeffirelli estuvo realmente enamorado, también hace referencia a que con sólo diez años reconoció públicamente su homosexualidad y que fué en la ciudad de San Francisco donde admitió que había tenido experiencias íntimas con otros hombres. Sobre Luchino visconti añade:

 

"Para mi, Luchino era el modelo de todo lo importante. Todo empezó entre nosotros cuando le busqué una actriz que encajara para un determinado papel, yo era entonces muy joven y entablamos una amistad que fué el comienzo de un amor atormentado, roto a veces, pero nunca apagado. Vivimos después juntos y me mimó como nunca nadie lo hizo conmigo, pero eso no fué obstáculo para que en una ocasión, cuando a Visconti le robaron en su casa, me denunciase, junto con todo el personal que trabajaba en la misma, fué una bofetada que aún me duele. Soy y seré siempre homosexual, pero no gay, una palabra que odio, porque es ofensiva y obscena".

No me gusta profundizar en la morbosidad de estos temas. Nadie está libre de los sentimientos que rodean al hombre y mucho menos criticar sus tendencias, pero quedaría incompleto el retrato del director si lo omitiese y además debo dejar constancia, porque forma parte de la vida de los hombres y mujeres de los cuales escribo en mi website, siendo antes que artistas, componentes de la naturaleza humana y a los cuales no podemos hacernos sordos, cuando todos somos humanos también. Hay genios dentro del cine, la literatura, o la pintura que están por encima del bien y del mal, y amigos míos, este es uno de esos casos.

El maestro italiano comenzó su carrera invocando la austeridad, dirigió Ossessione, basada en la novela de James Cain (El cartero siempre llama dos veces), donde lleva a cabo una verdadera autopsia de las miserias italianas y  figura como la primera película plenamente neorrealista. Siguió con el mismo concepto de austeridad en Terra, Trema y Bellísima. Pero resulta evidente que si más tarde quería adentrarse en las miserias de la nobleza y la burguesía tenía, cuanto menos, que elegir otros escenarios, que nunca dejó de retratar con una cierta austeridad y una muy cuidada ambientación de carácter histórico anti hollywoodiano. A partir de ese momento Visconti se va a convertir en un experto en desarrollar toda clase de degradaciones individuales y familiares. En Senso, El extranjero y Luís II de Baviera, narra la degradación de la individualidad, en diferentes clases sociales y diferentes épocas; en Rocco y sus hermanos la degradación de una familia obrera; en el El Gatopardo la de la nobleza, en El inocente la de la burguesía... Los que iban siguiendo paso a paso sus películas nunca llegaron a abarcar la amplitud de su “poética” y le reprocharon su presunta traición al neorrealismo, como si Visconti fuese un autor de un solo registro y sólo quisiese contar una historia. Su mente era un caos de análisis en todos los ordenes y su maestría tan amplia y perfecta que abarcó mejor que ninguno de otros directores neorrealistas la indigencia servida en bandeja de plata al servicio del ojo humano.

Ni siquiera en obras tan rotundas, perfectas y redondas como Luis II, El Gatopardo y La muerte en Venecia cayó en lo que se podría llamar cine espectáculo, porque le dominaba la fuerza brutal del instinto para dotar de sentido a sus narraciones y que todo estuviese al servicio de ese sentido, que en él tiende a ser tan existencial como histórico, pues pocos cineastas han sabido abordar los abismos del individuo en un tiempo en el que el individuo en sí ya empezaba a ser un fantasma sin suelo, ni destino, como dijo de El inocente, una narración que ejecutó basándose en una muy cuidada dirección de actores:

"Yo soy un hombre de Teatro, además de un cineasta"

 

Poseía una exquisita y muy medida plasmación iconográfica que jamás olvida ni el sentido de la eficacia ni el de la austeridad. Ambos procedimientos, perfectamente entrelazados, dan lugar a una inquietante revelación de las interioridades humanas, de la ambición, del deseo y de la lucha de clases, temas que van recorriendo de parte a parte toda su obra y que nos ha dejado como legado y como hizo con Ossessione, concluye su trayectoria cinematográfica tejiendo en El Inocente, un relato tan social como existencial. Abre y cierra su obra plasmando dos descomposiciones: la de la familia de clase baja y la de la familia de clase alta, a la vez que narra la degradación del yo adherido a esas clases y se adentra, en la noche individual y conyugal, en la que van desapareciendo todas las salidas para el deseo y hasta para esa forma de la felicidad diferida y aplazada que llamamos esperanza. El inocente clausura otra época: la del cine europeo de altos vuelos, como ya supieron ver algunos de sus seguidores cuando la vieron el año de su estreno. Un cine europeo de una tradición más rica que la de Hollywood y que no va a desaparecer como pretenden los millones y millones de defensores que tiene el cine fácil, porque la dirección en que van los films de Visconti tienen solo un destino y éste es el lugar a donde van a parar las obras de arte.

De todas las relaciones sentimentales que mantuvo se ha escrito mucho, sobre todo con la última con el actor Helmut Berger, con el que vivió los últimos 12 años de su vida, pero Visconti siempre guardó un gran recuerdo y un sentimiento especial por el actor Alain Delon, que venía desde hacía muchos años, cuando Alain era la pareja de Romy Schneider, actriz, que junto con Silvana Mangano eran dos iconos para el maestro. Casualmente por la amistad que tenía con la actriz, Luchino se apartó mucho de la vida del actor francés y en unas declaraciones que hizo meses antes de morir, se refería de este modo sobre Delon:

 

 

"Alain es una de las mejores presencias que ha existido en mi filmografía. Nadie podía interpretar mejor que él los personajes que le adjudiqué en Rocco y sus hermanos y en El Gatopardo. La mirada que posee no es habitual verla en las pantallas, ni aunque pasen mil años. Es muy grato saberse amigo de Alain, a veces este sentimiento me mantiene vivo".

Su homosexualidad nunca fué un impedimento en su vida, ni un trauma como se llegó a decir en una biografía no autorizada que se publicó del Director hace años. La tenía asumida desde pequeño, y todo el mundo la aceptaba como algo natural en su vida. Un director italiano llegó a decir sobre ello que sin su condición sexual Viscontí no hubiera podido ser el profesional que fué, ni sus films podrían ser considerados como piezas fundamentales del cine y por supuesto, carecerían de la enorme belleza que manan de todas sus secuencias. Se le llegó a insultar por sus tendencias y hasta hubo un intento de impedir que realizara cine en Italia. Tuvo que sufrir el desprecio de algunos compañeros americanos cuando vivió en EEUU y actrices muy conocidas se opusieron a participar en sus películas, aludiendo pretextos que vistos hoy en día parecen irrisorios. El director hizo sus maletas, y abandonó Hollywood de la misma manera en que llegó y dejó un amargo sabor de boca a quienes le despreciaron y se lamentaron toda su vida por rechazar papales importante en sus obras.

Visconti era un total creador de belleza capaz de superar, tras vencer muchos obstáculos y miedos, entre ellos la indefinición sexual o el impulso que invade los grupos patricios y los obliga a mantener el "orden de la familias". Creció presionado por un fuerte determinismo cuyos destinos las profesiones liberales, pero sus estudios universitarios fueron interrumpidos por su desaforada condición izquierdista. La cercanía, en primer lugar, hasta el mundo literario y musical, también con el teatro, la ópera, la decoración, la arquitectura y la moda, más la contemplación de las ciudades y el despliegue de su aguda mirada sobre las cosas, que no excluyó la cercanía hacia los seres humanos, sacando de ellos los mas escondidos instintos y una ambigüedad de la que siempre era dueño, le convirtió en señor absoluto. Su formación como cineasta es el fruto de una batalla en la que debe vencer la oposición familiar, el horror hacia una sexualidad equívoca e intenta expresarse en un medio mecánico y vertiginoso....! el cine !... pero con una sensibilidad anacrónica, apegada a los modelos narrativos del siglo XIX, con unos protagonistas que apuestan por una jugada perfecta: La pasión, la fortuna, el poder, el amor, el delirio o la belleza, pero todo con un amplio y claro carácter envolvente y arrollador.

Recuerdo una tarde lluviosa caminando por la Gran Vía de Madrid, cuando descubrí en el desaparecido cine Pompeya, el último film del director. Mis ojos contemplaban las numerosas fotografías que estaban expuestas y comprendí en ese mismo instante que ya no haría otra, que entrar y empaparme una a una de las secuencias de "El Inocente", y olvidarme que un mundo giraba tras de mí. Tal vez esa ha sido la norma que he seguido siempre cuando he entrado en un cine y me he dejado llevar por las imágenes de todos los films que componen mi cineparaiso particular, pero aquel fué un momento especial, era un film de Luchino Visconti, y yo sentía un enamoramiento enfermizo por todo lo que salía de sus manos. No tuve duda alguna nada mas comenzar el film que se trataba de una obra redonda, no importaba el tema, el desenlace o el argumento, las imágenes hablaban por si solas, la puesta en escena era de una belleza abrumadora y el clima el apropiado para un joven como yo. A mi salida el mundo de Visconti era mas mío, mas real, se había completado con "El Inocente", una especie de calidoscopio social decadente en el que la mujer y el hombre sudan los sentimientos mas íntimos y supe en ese mismo instante que yo algún día rendiría un homenaje personal al director de la única forma que sé, que es escribiendo. Ahora, al cabo de mas de treinta años, he cumplido mi deseo mas añorado, y cierro mi pluma, voy colocando hoja a hoja todo lo escrito sobre un hombre que me hizo sentir que los milagros existen, que los hombres son vulnerables, que la belleza nos espera siempre antes del ocaso y me siento pleno, feliz y completo por enseñar a muchos seres del mundo, quien fué uno de los padres del neorrealismo italiano, sin tener que explicarlo de forma académica.

Estoy convencido de que cuando Luchino Visconti, en compañía de su hermana, rodeado de gardenias y escuchando una sinfonía de Brams, dejó este mundo el 17 de Marzo de 1976 en Italia, se fué totalmente feliz, sabiendo que su búsqueda no cesaría de girar.

"La búsqueda del hombre es la noria que hace girar sus pensamientos, sus actos y su encuentro con la belleza. Si dejamos de revolver en las paginas de la vida, apartando el olor del paso del tiempo, ese encuentro nunca se realizará y seguiremos siendo la nada vestida de negro. El esfuerzo, la constancia y la seguridad en uno mismo son la antesala del espectáculo que produce la belleza y ante su poder de seducción, la noria nunca dejará de girar."