PSICOSIS

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Siento como si fuera hoy el impacto emocional que me causó Psicosis en su primera visión. Siento mi asombro ante un blanco y negro que respira moho por los cuatro costados, perdiéndome en la penumbra de sus regias tonalidades, en un sin vivir desde los mismos títulos de crédito, hasta los tres brutales minutos finales, en los que mi pérdida se transforma en toda una lógica aplastante, suave como la mosca que se pasea por la mano de Anthony Perkins. Eran tiempos de muchos desconocimientos a nivel personal, uno de ellos era el significado de la palabra "psicosis", unido a las amplias ramificaciones que de ella se derivan. Recuerdo muy nítidamente mi ansiosa búsqueda al llegar a mi domicilio en el diccionario, recuerdo mi incertidumbre ante la personalidad de Norman Bates y quiero ser franco, lo mas sincero posible......Mi asombro era tal que aún hoy cuando he traspasado la barrera de los cincuenta, el solo nombre de Bates.....Su motel.....Sus andares eléctricos en precipitada subida hacia el caserón, la mítica escena de la ducha....!esa música!...... La sombra de la madre en el ventanal o el grito desgarrador de una genial Vera Miles, me proporcionan tal estremecimiento que me hacen considerar esta obra maestra del suspense, como el liquido caliente que depositado en cáliz de plata, bebemos para olvidar los films de suspense que se hacen en la actualidad, apretando contra nuestro pecho un producto clásico e inmortal.

Así recuerdo el film de Alfred Hitchcock, así quedó en mis años jóvenes y sigue tan fresco e intacto como entonces.


Siempre he pensado que la escena de la ducha, no es solo impactante por lo que sucede en ella, por su violencia, por el despliegue de angulaciones a tan increíble velocidad, o incluso por la música de Bernard Herrman......Lo que realmente me impresiona es que a la media hora del comienzo, en aquella ducha del motel, bajo el grifo de agua hirviendo... ¡matan a su protagonista!.....y todos nos quedamos tan tranquilos, sin saber que está pasado, solo asombrados....!pálidos!. En 1960 se daban contados casos como este, el trasfondo de la historia gira y se tuerce, negándole al espectador la exacta razón por la que ha acudido a ver la película......

 

 

 Eran los tiempos de riesgos artísticos fuera de las normas de los grandes estudios hacia los directores americanos, y el maestro desde su posición de centro-mediático, arriesgaba como el que más, pisando a todos, traspasando a todo un Godard o al mismo Truffaut....matando a la misma estrella del film nada mas empezar la proyección, pasando el protagonismo del resto de la película, nada menos que a Norman Bates, claro potencial psicótico encarnado por un increíble y mágico Anthony Perkins. 

A los pocos instantes, la primera regla de suspense hitchcockiano se nos aparece más clara que nunca. El director, con su punto de vista desde dentro de la ducha, nos muestra la sombra de alguien que se acerca a través de la cortina......Ella no lo sabe, apenas puede ver, pero nosotros sí. Esto sin lugar a dudas es suspense puro y todo en décimas de segundo.... la cortina de la ducha se descorre y aparece una anciana que identificamos como la madre de Norman, apuñalándola una y otra vez.........!la sangre corre por el desagüe!....ella cae, con su mano arranca la cortina y cae muerta, con el plano tremendo, recreando ante nuestros ojos la sangre mezclándose con el agua.. En todo caso, nadie puede negar que cada plano en ese baño responde a la mas pura esencia del cine de Hitchcock, a su visión a veces sádica de la mente humana, reservándonos para mas adelante otro asesinato de brillante resolución, el del detective Arbogast, cuando este sube las escaleras, con esa tensión creciente que culmina en un plano Norman-Madre saliendo de una habitación, apuñalándole y cayendo por las escaleras, mientras nos hacen ver nuevamente al asesino, al que mas tarde identificaremos como Norman disfrazado de su madre.

A veces en este caminar por la vida de nuestros pecados,  objetos, sentimientos, personas, rostros, gozos y momentos inolvidables se nos esfuman de las manos, y ya no podemos volver atrás, lo hemos dejado, hemos permitido que el infortunio, o la misma miseria humana nos arrebate lo que nos dió momentos de enorme felicidad.....Y siempre diré, insistiré una y un millón de veces que la felicidad es lo mas importante que el ser humano puede saborear, sus retazos nos ayudan a seguir nuestra andadura, nos dá fuerzas........ Pero a cambio nos deja un amargo sabor como a sangre y vino en la boca que en otras ocasiones bebió el mas dulce de los manjares. ¿Quien no tuvo en su cuerpo el roce de otra piel? ¿Quien no experimentó el placer por el simple hecho de ser placer?........En estos momentos de mi vida, tales sentimientos surgen como aves rondando el cadáver que yace en el desierto de nuestra existencia.....Es similar a ese hombre que prisionero de su psicosis, intenta hacer regresar a su presente, esa otra burbuja que en tiempos, tal vez le dió momentos de felicidad, pero Norman la ama, la desea, pero al mismo tiempo odia su posesión y hace de ella un arma asesina para resguardarse a sí mismo de esos sentimientos, esas personas, esos rostros, esos gozos y esos momentos tragicos que desgraciadamente ya no nos son tangibles......

!triste Norman Bates, triste y brutal su caminar!.

 

 

 

Psicosis es en la historia del cine en general y del género del terror en particular, una pieza clave, un autentico gozo visual de enorme calidad.......Se comenta que Alfred Hitchcock cuando acabó de rodar esta obra maestra se la mire por donde se la mire, se mostró insatisfecho con el resultado y decidió cortar su duración a una hora para emitirla como un especial televisivo, pero el compositor de la música Bernard Herrmanle sugirió que se tomase unas vacaciones mientras él componía la música, a lo que Hitchcock accedió. Cuando vió la película con la música, decidió estrenarla y resultó ser su mayor éxito comercial.....

 El séptimo arte está lleno de anécdotas de estas curiosidades

 

 

Sobre su papel Perkins

 dijo:

"DE HECHO ACEPTÉ EL FILM ANTES INCLUSO DE HABER LEÍDO EL GUIÓN, HITCHCOCK Y YO NOS LLEVAMOS MUY BIEN Y ÉL ME PERMITIÓ HACER ALGUNOS CAMBIOS Y SUGERENCIAS. FUÉ IDEA MIA EL QUE ESTUVIERA COMIENDO CARAMELOS DURANTE TODA LA PELÍCULA. CREÍ QUE RESULTARÍA MAS INTERESANTE SI EL ASESINO ERA COMPULSIVO COMEDOR DE CARAMELOS".

 

 

Sobre su papel Janet Leigh

dijo:

"HITCHCOCK ME ENVIÓ EL LIBRO ANTES DE QUE YO ACEPTARA EL PAPEL, Y ME DIJO QUE LA PARTE PEQUEÑA Y NO MUY INTERESANTE QUE TENIA MARION CRANE EN ÉL SERÍA AMPLIADA Y MAS AGRADABLE. Y ASÍ FUÉ, CUANDO ESTÁBAMOS A LA MITAD DEL RODAJE, TODO EL MUNDO SABÍA QUE TENÍAMOS UNA BUENA PELÍCULA ENTRE MANOS, PERO NADIE TENIA LA MENOR IDEA DE QUE ÍBAMOS A HACER HISTORIA". 

 

 

 Mientras la película se desarrolla ante nuestra mirada caótica, la banda sonora crea tal atmósfera opresiva y angustiante, que avisa de que algo terrible va a suceder......

 Un ejemplo:


Cuando suena en los títulos de crédito, lo que sigue son melodías tensas pero apaciguadas... hasta la secuencia en la que Marion Crane huye en el coche con el dinero robado. En ese momento vuelve a sonar el tema de los créditos, pero más brutalmente. Es como si le avisaran al espectador de que ya falta muy poco para que suceda aquello terrible, algo que estamos deseando desde el principio.. Y ante nosotros se nos presenta la secuencia de la ducha, pero ahora acompañada con chirriantes violines y su efecto es espeluznante. En su momento esta música dió lugar a muchas interpretaciones, unos lo atribuyen al sonido del cuchillo atravesando la carne y hubo quienes lo entendieron como desesperados gritos de dolor....... Para mi está claro que el compositor definió sus intenciones con una sola palabra:


 

 


!Terror!.....

 

 En realidad, esta secuencia es mucho más que una simple escena, es así de sencillo: Marion es salvajemente asesinada con nueve puñaladas, pero el espectador a cambio recibe cincuenta......! En este contraste de la percepción visual y la impresión emocional está la clave de ese mítico e inolvidable momento.

Cuando Norman vuelve a la casa después de matar al detective, mantiene una conversación con su madre diciéndole que debe esconderse en la bodega para que no la descubran. El procedimiento que utiliza en este caso el maestro Hitchcock es el de mostrar en plano contrapuesto al ascenso de Norman hacia la habitación, mientras oímos la voz en off de la conversación, la cámara asciende las escaleras y gira por encima de la  puerta para detenerse en el mismo plano en el que anteriormente vimos a la victima.. Mientras el espectador está pendiente de la conversación, no presta atención al movimiento que está haciendo la cámara y de esta forma se nos vuelve a ocultar el rostro de la madre.

 



Puedo decir sin ánimo de equivocarme, al menos para este humilde espectador que, Psicosis es un film dividido en dos, permanentemente separado por líneas horizontales y verticales, y en el que las tomas dialogadas se alternan con secuencias visuales, de duración mas o menos equivalente.


Con relación a la doble personalidad, principalmente la de Norman, también puede aplicarse a Marion, Alfred Hitchcock, utiliza para mantener la tensión esquizofrénica las mismas oposiciones en tonos, líneas y formas......

!Increíble e insuperable maestro...!

 

 

 

Probablemente, ya esté todo dicho sobre el trastorno psíquico de Norman, a causa del descontrol pulsional. No obstante el análisis interno del personaje se aleja mucho de la realidad cotidiana y queda un tanto estancado en ese aspecto, olvidándonos que el propio Sigmund Freud  realiza en sus estudios un importante paralelismo entre la resolución del complejo edípico individual y el colectivo. Norman no reprime el odio hacia su madre, acepta su papel, pero en su interior se rebela contra ella, invadido por un sentimiento de culpabilidad, vive su papel en su madre con una actitud sodomita; no acepta las coordenadas sugeridas, solo acepta lo que ella le impone..... De ahí que él actúe, a veces contra su voluntad y, por ejemplo, obedezca a su madre, contraponiendo Hitchcock escenas cargadas de enorme suspense, pero pienso que en semejantes secuencias está muy presente una enorme carga fálica y sexual.

 

 

 

.
Considero sin lugar a dudas que Psicosis va mas, mucho mas allá de un solo caso individual de persona trastornada, sino que, subliminalmente está ilustrando en mas de un ochenta por ciento por la teoría freudiana de la resolución del complejo edípico, utilizándolo magistralmente con un magnifico guión y planos que hablan por sí solos influidos por la presencia de un soberbio Anthony Perkins......Ambos utilizan la técnica del Dr. Freud interiorizándola, y Hitchcock nos la ofrece, traspasando un brillante blanco y negro para los anales de la historia del cine. 

Resulta sumamente difícil, extremadamente difícil diría yo, escribir de forma sencilla, de manera que todo el mundo comprenda el significado de la personalidad de Norma-Anthony-Bates-Perkins, sin caer o bien en la pedantería mas esquizoide, o en el razonamiento mas banal, apartado la sutileza de lo que es el film en sí para la mayoría de los espectadores.....Yo soy así, el que me haya seguido en mis otros trabajos y las personas que me conocen a fondo, saben que me gusta escribir de forma amena, pero a veces queridos cinéfilos es casi imposible cuando tengo ante mí uno de los films mas profundos e inquietantes de toda la fabrica del maestro Hitchcock....En donde se baila al compás del sonido mas aterrador que espectador alguno pueda contemplar, sin que para ello haya que manchar de pintura roja, como ahora los "genios" del siglo XXI suelen hacer. Psicosis está a muchos años luz de la técnica de ahora, la imaginación de su director, nadie en la actualidad tiene posibilidad de oscurecer ni un ápice......Psicosis es una clarísimo ejemplo de autentico cine, Psicosis es una densa cortina de humo sobre el complejo de Edipo, Psicosis es la propia personalidad de Norman, pero conducida a velocidad de vértigo por el totalitarismo diabólico que un director puede ofrecer en ese plano que nos clava en la butaca, al descorrer con el grito de Vera Miles, la espesa cortina de humo que sufre Norman Bates.

 

!Magnifico film!

!Inolvidable film!